Páginas de interes

Hoy es un buen día para empezar

Hoy es un buen día para empezar,
cancelar mis deudas y reorganizar.

Comer a mis horas y dejar de fumar,
antes de que el cuerpo empiece a reclamar.

Hoy es un buen día para respetar,
a ese rayo de sol que me viene a despertar.

Y dejar todo atrás, lo mejor será empezar.

Hoy es un buen día para empezar,
hacer borrón cuenta nueva y dejar todo atrás.

Conseguirme una novia y dejar de saltar,
de cama en cama sin hallar mi lugar.

Hoy es un buen día para saludar,
a mi peor enemigo y decirle que tal.

Y dejar todo atrás lo mejor será empezar.

Por que el balance de las cuentas de la cosa existencial,
arrojan un terrible saldo, que se llama soledad.

Por eso es que es un buen día
para empezar.

Porque hasta hoy he sido
solo una ensarta de moléculas.

Un sube y baja de la sangre,
un armazón de calcio con articulación.

Porque hasta hoy he sido
solo algo que llena la nada.

O quizá solo el juguete predilecto
de algún niño extraterrestre
que juega conmigo a los humanos.

Hoy es un buen día para empezar,
que mas da lo que fuere, frente a lo que vendrá.

Tirar los rencores en algún lugar,
que de tanto acumularse, me van a reventar.

Hoy es un buen día para olvidar,
todas aquellas cosas que me hicieron llorar.

Y dejarlas atrás lo mejor será empezar.

Y olvidar los problemas económicos que redundaron en gastronómicos.

Y mis ansias de poder, que pretendían trascender.

Por eso es que es un buen día, para empezar.


Para entretenerte:

Todo depende de la posición…

Según estudios recientes, Hacerlo parado fortalece la columna;

Boca abajo estimula la circulación de la sangre;

Boca arriba es más placentero;
hacerlo solo es rico, pero egoísta;
en grupo puede ser divertido;
en el baño es muy digestivo;
en el auto puede ser peligroso…

Hacerlo con frecuencia
desarrolla la imaginación;
entre dos, enriquece el conocimiento;
de rodillas, resulta doloroso…

En fín, sobre la mesa o sobre el escritorio,
antes de comer o de sobremesa,
sobre la cama o en la hamaca,
desnudos o vestidos,
sobre el césped o en la alfombra,
con música o en silencio,
entre sábanas o en el closet:
hacerlo, siempre es un acto de amor y de enriquecimiento.   No importa la edad, ni la raza, ni el credo, ni el sexo, ni la posición económica…

… Leer es un placer!!!


Definitivamente, lo mejor es leer y disfrutar de la imaginación, y tú lo acabas de experimentar.

¡¡enriquece tu hábito por la lectura!!

Y recuerda que cada vez que leemos un libro,

Muere un burro.